Presoterapia

La presoterapia es un tipo de tratamiento mediante aumento de la presión en los tejidos para facilitar el drenaje de los mismos.

Tratamiento con botas de presoterapia

¿Qué es la presoterapia?

La presoterapia es una terapia que consiste en la utilización del aumento de la presión a través de cámaras de aire para mejorar el retorno linfático y venoso en el cuerpo y extremidades.

El paciente se tumba en la camilla y se pone el traje de presoterapia, que puede constar de:

-las botas medias o enteras para las pantorrillas o toda la pierna respectivamente.

-La faja o parte del tronco

-Para los brazos

La presión de aire se realiza de manera ascendente facilitando el retorno venoso, la circulación y la eliminación de toxinas.

Indicaciones de la presoterapia:

Normalmente la más utilizada es la presoterapia en las piernas que se utiliza a nivel estético, retención de líquidos, celulitis y piernas hinchadas

A nivel fisioterápico, linfedema, hematomas por traumatismos y trastornos venosos destacando las varices.

En el ámbito de la fisioterapia deportiva y traumatológica, la presoterapia es muy útil después de cirugías o traumatismos como esguinces para ayudar a la reabsorción de los edemas y bajar la inflamación.

A nivel deportivo destaca porque ayuda a la recuperación tras entrenamientos o competiciones extenuantes.

Contraindicaciones de la presoterapia:

No suele haber muchas, pero sí existen unas pocas absolutas que son:

-TVP: trombosis venosa profunda

-Embarazo.

-Enfermedades cardíacas o portadores de marcapasos

-Paciente oncológico.

-Heridas: Se puede usar para reabsorber edemas y hematomas tras las cirugías, pero siempre que las heridas hayan cicatrizado. Por lo tanto, en cirugías recientes con grapas y sin heridas cerradas está contraindicada.

Contraindicaciones relativas:

Tensión baja: ya que la presoterapia, por la técnica en sí que reduce la presión arterial y la posición tumbado en supino estaría contraindicado en gente con tensión baja o hipotensa.

Duración y frecuencia de las sesiones:

Las sesiones suelen durar entre 30 y 45 minutos, dependiendo del área o áreas a tratar, en el caso de las piernas que es la más común, son sesiones de 30 minutos.

Se pueden repartir entre 2 a 3 semanales en días alternos durante las primeras semanas y luego se puede hacer una de mantenimiento a la semana para mantener los resultados logrados.